Creo haber llenado mi deber con mis conciudadanos y compañeros. Si más no hemos hecho en el sostén de nuestra independencia, nuestra identidad, y de nuestro honor, es porque más no hemos podido
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Continuacion del peligro nazi sobre los Testigos de Jehová

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Huésped
Invitado



MensajeTema: Continuacion del peligro nazi sobre los Testigos de Jehová   Mar Sep 09, 2008 4:27 pm

Una revista religiosa alemana lanzó la acusación de que los Testigos y los judíos se habían conjurado en movimientos revolucionarios. En respuesta, la edición en alemán de la revista The Golden Age (precursora de ¡Despertad!) del 15 de abril de 1930 declaró: “No vemos motivo alguno para tomar esta acusación como un insulto, pues estamos convencidos de que, cuando menos, un judío es tan respetable como un cristiano nominal; pero rechazamos la mencionada falsedad del panfleto religioso porque su objetivo es menospreciar nuestra obra, como si no se hiciera por causa del Evangelio, sino de los judíos”.

Así mismo, el profesor de Historia John Weiss escribió: “Los Testigos estaban libres del nacionalismo racial alemán y de la amargura de siglos contra los judíos por no haberse convertido. Acaso con aire de suficiencia, aún profesaban la originaria creencia cristiana de que era preciso convencer a cuantos pudieran convertirse a Cristo”.

¿Qué sucedió cuando Hitler llegó al poder?
El 30 de enero de 1933, Adolf Hitler fue nombrado nuevo canciller de Alemania. Al principio, su gobierno trató de ocultar su naturaleza violenta y extremista. De ahí que a principios de 1933, los Testigos, igual que otros millones de alemanes, considerasen al Partido Nacionalsocialista (nazi) la legítima autoridad gubernativa del momento. Los Testigos esperaban que el gobierno nacionalsocialista comprendiera que constituían un grupo pacífico y observante de la ley que no presentaba ninguna amenaza subversiva para el Estado. Ese deseo no suponía ninguna violación de los principios bíblicos. Lo mismo que en otros países, los Testigos deseaban informar al gobierno de la auténtica naturaleza apolítica de su religión.

Pronto se hizo patente que los testigos de Jehová figuraban entre los primeros objetivos de la brutal represión nazi. De nuevo se les acusó de complicidad en una pretendida conspiración judeobolchevique. Se inició una campaña de persecución.

¿Por qué se acarreó las iras del nuevo régimen una comunidad religiosa tan pequeña? El historiador Brian Dunn señala tres razones fundamentales: 1) Su alcance internacional, 2) su oposición al racismo y 3) su postura neutral con respecto al Estado. A causa de sus criterios basados en las Escrituras, los testigos de Jehová alemanes se negaron a efectuar el saludo hitleriano, apoyar al Partido Nacionalsocialista o participar posteriormente en actividades militares (Éxodo 20:4, 5; Isaías 2:4; Juan 17:16).

En consecuencia, soportaron amenazas, interrogatorios, registros domiciliarios y otras formas de acoso de la policía y las SA (las Sturmabteilung de Hitler, tropas de asalto o Camisas Pardas). El 24 de abril de 1933, unos funcionarios confiscaron y clausuraron las oficinas de la Sociedad Watch Tower situadas en Magdeburgo (Alemania). Tras un riguroso registro que no aportó ninguna prueba incriminatoria, y a instancias del Departamento de Estado de Estados Unidos, la policía devolvió la propiedad. No obstante, para mayo de 1933 los Testigos estaban proscritos en varios estados alemanes.

Los Testigos actúan con valor
En este período inicial, Hitler se esmeró en presentarse ante la opinión pública como un defensor del cristianismo. Se comprometió a respetar la libertad religiosa y prometió que trataría a las confesiones cristianas “con objetiva justicia”. A fin de promocionar su imagen, el nuevo canciller se dejaba ver en las iglesias. Para ese tiempo, muchas personas de países que más tarde declararían la guerra a Alemania hablaban con admiración de los logros de Hitler.

Preocupado por el aumento de las tensiones en el país germano, Joseph F. Rutherford, a la sazón presidente de la Sociedad Watch Tower, y Paul Balzereit, el administrador de la sucursal alemana, decidieron emprender una campaña para informar al canciller Hitler, a los funcionarios del gobierno y a la opinión pública de que los testigos de Jehová no suponían ninguna amenaza para el pueblo alemán ni para el Estado. Evidentemente, Rutherford creía que Hitler no estaba enterado de los ataques de que eran objeto, o que algunos elementos religiosos le habían suministrado información sesgada sobre ellos.

Por lo tanto, la oficina de Magdeburgo programó una asamblea en la que se valdrían del recurso de súplica a que tenían derecho los ciudadanos alemanes. Con poca antelación, se invitó a los testigos de Jehová de toda Alemania a una reunión en el Wilmersdorfer Tennishallen de Berlín, el 25 de junio de 1933. Se esperaba la asistencia de unas cinco mil personas. A pesar de la atmósfera hostil, más de siete mil tuvieron el valor de acudir. Los presentes suscribieron una resolución intitulada “Declaración de los hechos”. Aquel documento protestó por las restricciones que se habían impuesto a la obra de los Testigos, expuso claramente la postura de estos y rechazó las acusaciones de conexiones sediciosas con cualquier causa política. Afirmó:

“Se nos ha acusado injustamente ante los mandatarios de este gobierno [...]. Pedimos respetuosamente a los dirigentes de la nación que examinen justa e imparcialmente los hechos que aquí se exponen.

”No discutimos con nadie, ni con maestros religiosos, pero hemos de señalar que quienes afirman representar a Dios y a Cristo Jesús son los que comúnmente se oponen a nuestra obra y dan a los gobiernos una falsa imagen de nosotros.”

¿Una asamblea de valor, o de transigencia?
Algunas personas sostienen que la asamblea de 1933 en Berlín y la “Declaración de los hechos” constituyeron un intento de los Testigos prominentes de demostrar su apoyo al gobierno nazi y su odio por los judíos. Sin embargo, tales afirmaciones no son ciertas. Son producto de la desinformación y de una interpretación errónea de los hechos.

Por ejemplo, los críticos afirman que los Testigos decoraron el Wilmersdorfer Tennishallen con banderas que tenían la esvástica. Las fotografías de la asamblea de 1933 muestran claramente que ellos no colocaron esvásticas en la sala. Los testigos oculares confirman que no había banderas dentro del local.

Sin embargo, es posible que sí hubiera banderas en el exterior del edificio. Unas tropas de combate nazis habían utilizado la sala el 21 de junio, el miércoles previo a la asamblea. Luego, precisamente el día anterior a la misma, una multitud de jóvenes, así como unidades de las SS (las Schutzstaffel, en su origen los Camisas Negras que formaban la guardia personal de Hitler), las SA y otros asistentes celebraron el solsticio de verano en las inmediaciones. Por tanto, los Testigos que llegaron a la asamblea el domingo debieron de encontrarse con un edificio adornado con esvásticas.

Aunque hubiera habido banderas con la esvástica en el exterior de la sala, en los pasillos o hasta en el interior, los Testigos las habrían dejado donde estaban. Incluso hoy en día, cuando los testigos de Jehová alquilan instalaciones públicas para sus reuniones y asambleas, no quitan los símbolos nacionales. No obstante, no hay ninguna prueba de que ellos mismos colgaran bandera alguna, ni de que la saludaran.

Los críticos también afirman que los Testigos comenzaron la asamblea con el himno nacional alemán. En realidad, se empezó con el cántico “La gloriosa esperanza de Sión”, el número 64 de su cancionero religioso, cuya letra se adaptó a una melodía que Joseph Haydn compuso en 1797. Ese cántico había estado en el cancionero de los Estudiantes de la Biblia por lo menos desde 1905. En 1922, el gobierno alemán adoptó la melodía de Haydn, con letra de Hoffmann von Fallersleben, como su himno nacional, lo que no quitó que los Estudiantes de la Biblia alemanes, igual que los de otros países, todavía lo cantaran alguna que otra vez.

El hecho de que cantasen una canción sobre Sión difícilmente puede interpretarse como un intento de apaciguar a los nazis. Sometidos a la presión de estos antisemitas, otras iglesias habían quitado de sus himnarios y liturgias los términos hebreos, como Judá, Jehová y Sión. Los testigos de Jehová no hicieron lo mismo. Por lo tanto, podemos estar seguros de que quienes organizaron la asamblea no esperaban granjearse el favor del gobierno con un cántico que ensalzaba a Sión. Es posible que algunos asambleístas se mostraran reacios a cantar “La gloriosa esperanza de Sión”, debido a que su melodía, la composición de Haydn, era también la del himno nacional.

Declaración de intenciones
En vista del nuevo gobierno y de la agitación del país, los Testigos querían dejar bien sentada su postura. Por medio de la “Declaración” desmintieron con firmeza las acusaciones de que mantenían lazos económicos o políticos con los judíos. A este respecto, el documento declaró:

“Nuestros enemigos nos acusan falsamente de haber recibido de los judíos apoyo económico para nuestra obra. Nada más lejos de la verdad. Hasta la fecha, los judíos jamás han contribuido la menor cantidad de dinero a nuestra obra.”

Habiéndose referido al dinero, la “Declaración” pasó a denunciar las prácticas injustas del comercio a gran escala. Dijo: “Han sido los comerciantes judíos del imperio británico-americano quienes han generado y mantenido el comercio a gran escala a fin de explotar y oprimir a la gente de muchas naciones”.

Es evidente que esta afirmación no se refería al pueblo judío en general, y es lamentable si se ha malentendido y ha ofendido a alguien. Ha habido quien ha dicho que los testigos de Jehová compartían la hostilidad hacia los judíos que generalmente se enseñaba en las iglesias alemanas en aquel entonces. Esa acusación es absolutamente falsa. Por medio de sus publicaciones y de su conducta durante la era nazi, los Testigos rechazaron los criterios antisemitas y condenaron el maltrato que los nazis dispensaban a ese pueblo. La bondad con que trataron a los judíos que corrieron su misma suerte en los campos de concentración refuta de modo contundente esa calumnia.

La “Declaración” indicó claramente el carácter religioso de la obra de los Testigos, al decir: “La nuestra no es de ningún modo una organización política. Solo insistimos en enseñar la Palabra de Jehová Dios a la gente”.

El documento también recordó al gobierno sus propias promesas. Los Testigos defendían algunos nobles ideales que el gobierno alemán abanderaba públicamente, como los valores familiares y la libertad religiosa.

A este respecto, la “Declaración” añadió: “Un examen minucioso de nuestros libros y demás publicaciones pone de relieve el hecho de que los mismos elevados ideales que sostiene y promulga el actual gobierno de la nación se exponen, defienden y recalcan con firmeza en dichas obras, y muestra que Jehová Dios se encargará de que todas las personas que aman la justicia los alcancen a su debido tiempo”.

Como vemos, los Testigos jamás declararon que apoyaran al partido nazi. Es más, ejercitando el derecho a la libertad religiosa, ni siquiera pensaron en suspender su predicación pública (Mateo 24:14; 28:19, 20).

Según el Anuario de los testigos de Jehová para 1974, algunos Testigos alemanes se decepcionaron de que el tono de la “Declaración” no fuese más explícito. ¿Suavizó el texto del documento Paul Balzereit, el administrador de la sucursal? No, ya que una comparación de los textos alemán e inglés revela que ese no fue el caso. Quienes así pensaron al parecer se basaron en las impresiones subjetivas de algunos Testigos que no estuvieron directamente implicados en redactar la “Declaración”. El hecho de que Balzereit renunciara a su fe solo dos años después también pudo influir en las conclusiones a las que llegaron.

Ahora sabemos que el sábado 24 de junio de 1933, precisamente el día anterior a la asamblea de Berlín, se promulgó un decreto que proscribía a los testigos de Jehová. Los organizadores de la asamblea y la policía se enteraron varios días después. Si tenemos en cuenta el clima de tensión y la evidente hostilidad de los funcionarios nazis, es de destacar que siquiera se celebrara la asamblea. No es una exageración decir que 7.000 Testigos arriesgaron valientemente su libertad cuando asistieron a ella.

Tras la misma, los Testigos distribuyeron 2.100.000 copias de la “Declaración”. Algunos fueron arrestados de inmediato y enviados a campos de trabajo. De este modo, el gobierno nazi desveló por completo su naturaleza opresiva y violenta, y al poco tiempo atacó con todas sus fuerzas a este pequeño grupo de cristianos.

La profesora Christine King escribió: “Los nazis estaban por aprender que la fuerza bruta no subyugaría a los Testigos”. Fue tal como la “Declaración” señaló: “El poder de Jehová Dios es supremo, y no hay otro poder que sea capaz de oponerle resistencia”.*
Volver arriba Ir abajo
Genético_criollo
Mayor
Mayor
avatar

Cantidad de envíos : 827
Edad : 30
Localización : Santa Fé
Fecha de inscripción : 14/05/2008

MensajeTema: Re: Continuacion del peligro nazi sobre los Testigos de Jehová   Mar Sep 09, 2008 4:51 pm

Mirá flaco , te doy tiempo para que dejes de escribir pelotudeces y te vayas un poquito a tomar aire fresco , porque no solo que voy a borrar tus mensajes y te voy a "fusilar" como a la usuaria malena Cis sino que me podes agarrar un dia de estos con mal humor y te hago localizar , y como te encuentre vas a delirar payaso ... así que tomatelas y dejanos de joder.

Genético_criollo
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Continuacion del peligro nazi sobre los Testigos de Jehová   Mar Sep 09, 2008 4:59 pm

No hace falta compañeros que lo hagan delirar ya bastante loquito esta.
Volver arriba Ir abajo
odomok197
Sargento
Sargento
avatar

Cantidad de envíos : 133
Edad : 33
Localización : Mendoza
Fecha de inscripción : 10/09/2008

MensajeTema: Re: Continuacion del peligro nazi sobre los Testigos de Jehová   Miér Sep 10, 2008 5:01 am

Denle duro a este cerdo apatrida
Volver arriba Ir abajo
http://consignanacional.blogcindario.com
patriota_norteño
Conductor
Conductor
avatar

Cantidad de envíos : 93
Localización : Tucumán
Fecha de inscripción : 15/05/2008

MensajeTema: Re: Continuacion del peligro nazi sobre los Testigos de Jehová   Vie Sep 12, 2008 1:12 am

Sigue viva está cosa?
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Continuacion del peligro nazi sobre los Testigos de Jehová   

Volver arriba Ir abajo
 
Continuacion del peligro nazi sobre los Testigos de Jehová
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Los testigos de Jehová ¿creen en la Biblia o en la Atalaya?
» Una pareja de testigos de Jehová, devuelven el dinero de un Burger King $ 2.631
» Entrevistas Milla Jovovich, Michelle Rodriguez sobre su crianza entre Testigos de Jehová
» Listado de libros de interes para los investigadores de los testigos de Jehová
» Tabla base de fechas relevantes para los testigos de Jehová

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Nacionalismo Argentino :: MULTIMEDIA Y ESPARCIMIENTO-
Cambiar a: