Creo haber llenado mi deber con mis conciudadanos y compañeros. Si más no hemos hecho en el sostén de nuestra independencia, nuestra identidad, y de nuestro honor, es porque más no hemos podido
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Palestina: Introducción y raíces del conflicto

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: Palestina: Introducción y raíces del conflicto   Mar Sep 30, 2008 8:14 pm

Palestina: Introducción y raíces del conflicto
Texto de Isaías Barreñada


1. Introducción

2. Claves del conflicto israelo-palestino

Dimensión histórica y espacial

El origen y el desarrollo del conflicto.

Claves del conflicto

3. Actores implicados e intereses confrontados

4. El proceso de paz.

5. La paz justa pendiente.

Cronología

Bibliografía: Para saber más

Cuadros: Datos básicos sobre los Palestinos y los territorios ocupados.

Mapas

Mapa de Jerusalén - la ciudad vieja

Mapa de los acuerdos de Oslo



Introducción

El conflicto israelo-palestino es uno de los más complejos del escenario internacional y la principal clave de la inestabilidad en Oriente Medio. El territorio conocido como Palestina es motivo de una disputa desde hace casi un siglo, y especialmente a raíz de la creación del Estado de Israel en 1948 y el abortado nacimiento del Estado árabe palestino.

En este conflicto se conjugan elementos diversos. Nació como la disputa por un territorio entre dos movimientos nacionales con diferentes proyectos nacionales; provocó la intromisión de las potencias durante la Guerra Fría; con el tiempo implicó a otros actores regionales, ocasionando conflictos bélicos, y se complicó aún más al entremezclarse ideologías, religión, control de los recursos naturales…

A lo largo de los años se han enfrentado principalmente dos fuerzas desiguales: el Estado de Israel y un movimiento de liberación nacional, encarnado desde hace 30 años en la Organización para la Liberación de Palestina. Esta desigualdad ha permitido que Israel ocupase el territorio susceptible de ser la base del Estado palestino y mantuviera bajo control militar a la población árabe autóctona conculcando sus derechos fundamentales. La ocupación de Cisjordania y Gaza le ha valido a Israel la condena de la comunidad internacional, aunque ésta haya sido incapaz de imponer sus resoluciones.

Además la cuestión palestina tiene una dimensión regional. La tensión entre Israel y sus vecinos incrementó los riesgos para la seguridad del área, en forma de militarización, presencia de población palestina refugiada y proliferación de grupos armados.

La resolución de la cuestión palestina es la pieza clave para la pacificación de la región. Por ello el proceso de paz en Oriente Medio puesto en marcha en 1991 ha girado en gran parte en torno a ella.





2. Claves del conflicto israelo-palestino



Dimensión histórica y espacial



Palestina está situada en Oriente Medio, en la costa del Mediterráneo Oriental. Se trata de un territorio de reducidas dimensiones y con unos recursos naturales limitados: una estrecha franja costera fértil, un interior montañoso y desértico, y en el que el agua es un bien muy preciado.

Por su ubicación en la costa mediterránea, entre el foco cultural del Nilo y el de Mesopotamia, este territorio ha tenido una larga y rica historia de ocupación humana. Desde la antigüedad, por él han desfilado diferentes pueblos y civilizaciones, creando una realidad multiétnica y multiconfesional que pervive hasta hoy. Esto también le ha dotado de un enorme valor simbólico, pues ha sido la cuna de tres grandes religiones monoteístas que siguen viéndolo como su lugar fundacional: Palestina es la Tierra Santa de los cristianos, es la tierra bíblica de los judíos y en ella de encuentran varios lugares sagrados para los musulmanes.



El origen y el desarrollo del conflicto.



Los inicios del conflicto se remontan al período colonial y al surgimiento de los movimientos nacionalistas en Europa y en Oriente Medio.

Desde finales del siglo XIX, en las provincias árabes del Imperio otomano se fueron desarrollando movimientos nacionalistas que reivindicaban la autodeterminación de la población autóctona haciendo valer su identidad árabe. Asimismo en Europa, al calor de la ola de nacionalismos, se articuló un movimiento singular, el sionismo, que propugnaba la creación de una entidad estatal para los judíos dispersos por el mundo. A pesar de ser un movimiento eminentemente laico, el sionismo vio en Palestina, tierra donde se fundó el judaismo, el lugar ideal para realizar su proyecto nacional. Desde principios de siglo, este movimiento propició la instalación de judíos europeos en ese territorio todavía bajo administración otomana. Esta inmigración tomó envergadura bajo el Mandato Británico entre 1920 y 1948 (el sistema de mandatos fue establecido por la Sociedad de Naciones en las colonias de las potencias derrotadas en la Primera Guerra Mundial; debía prepararlas para la independencia).

Mientras que otras provincias otomanas fueron alcanzando paulatinamente su independencia, la disputada Palestina siguió bajo control colonial. Los dos proyectos nacionales, el árabe palestino y el sionista, chocaron cuando la comunidad judía inmigrada, aunque minoritaria, tomó envergadura y amplió sus propiedades siguiendo planes de control territorial. Su proyecto estatal se hizo claro cuando el yichuv, la comunidad judía en Palestina, fue creando instituciones autónomas a modo de un protoestado judío y desarrollando prácticas excluyentes y discriminatorias respecto a los árabes. Poco a poco fue creciendo una espiral de violencia entre árabes y judíos sionistas (entre 1936 y 1939 tuvieron lugar importantes revueltas árabes) lo que llevó a barajar la partición del territorio. Tras la segunda Guerra Mundial y ante la inminente retirada británica las Naciones Unidas (resolución 181, noviembre 1947) propusieron formalmente la partición del territorio y la creación de dos Estados, uno árabe palestino y otro judío. Este plan fue rechazado por los árabes pues legalizaba, a sus ojos, los planes y las colonias establecidas por los sionistas.

En mayo de 1948, la comunidad judía declaró unilateralmente la creación del Estado de Israel, acto que desencadenó la intervención militar de los Estados árabes vecinos en apoyo a los palestinos. A raíz de esta primera guerra árabe-israelí, el Estado judío no sólo resistió la intervención árabe, sino que provocó la salida de gran parte de la población palestina que quedaba en su territorio y amplió la superficie de su territorio más allá de lo previsto en el plan de partición. Israel aprovechó además la desarticulación de la sociedad palestina provocada por el éxodo y la guerra. Los territorios palestinos de Cisjordania y Gaza quedarían bajo control de Jordania y Egipto respectivamente; se frustraba la creación de un Estado árabe en Palestina, y la ciudad de Jerusalén quedaba dividida.

El nuevo Estado judío se alineó pronto con las potencias europeas frente al nacionalismo árabe (guerra del canal de Suez en 1956); ganándose su apoyo político y económico. Además a raíz del genocidio nazi, afirmó su razón de ser al declarar Israel como único refugio seguro para todos los judíos. Durante las primeras décadas Israel se consolidó como Estado y promovió la instalación masiva de judíos. En cambio, a raíz de la guerra, los palestinos vieron frustrado su derecho a disponer de un Estado propio. Dispersos entre varios países y divididos internamente su actuación casi se limitó a algunos hostigamientos poco eficaces contra Israel. En 1964 se crearía la Organización para la Liberación de Palestina, OLP.

Por imperativos de seguridad (la necesidad de contar con más profundidad defensiva ante los hostigamientos de sus vecinos árabes) y de recursos naturales (el control del agua), en junio de 1967 Israel ocupó el Golan sirio, la península del Sinai egipcio y los territorios palestinos de Cisjordania y Gaza. Con la ocupación de estos últimos Israel se apoderaba de la totalidad del territorio de la Palestina del Mandato; sin embargo no los anexionaría ante la imposibilidad de expulsar a su población árabe y para evitar incrementar el número de árabes con ciudadanía israelí.

Desde 1967 Cisjordania y la Franja de Gaza han estado bajo ocupación militar israelí. Este régimen ha supuesto el estado de excepción permanente (autoridades y legislación militar), la persecución de los nacionalistas palestinos, la apropiación de sus recursos naturales (tierra y agua), la gradual expropiación de tierras para la instalación de colonos (en 1997 hay más de 150.000 colonos en los territorios ocupados y otros 170.000 en Jerusalén Este) y bases militares, la progresiva judaización de la parte oriental de Jerusalén (donde se pretende que la población árabe deje de ser mayoritaria), y, en fin, la total subordinación de la economía palestina a la israelí.

Mientras tanto la oposición palestina se organizó en el exterior. Durante los años 70 y 80', la OLP recompuso el tejido nacional palestino y organizó un Estado en el exilio que logró el reconocimiento y el apoyo internacional. La OLP combinó el encuadramiento de la población palestina refugiada, la acción diplomática y la lucha armada para liberar el territorio. Progresivamente la OLP fue aceptando la fórmula de la partición territorial pero exigiendo la materialización de los derechos nacionales del pueblo palestino: libre determinación, derecho a disponer de un Estado y retorno de los refugiados.

Ante la intransigencia israelí y el continuo apoyo de sus valedores externos, ni la vía diplomática seguida por la OLP ni la lucha armada dieron resultados. A finales de 1987 la iniciativa fue retomada por los palestinos del interior que desencadenaron el levantamiento popular en Cisjordania y Gaza. La intifada supuso un vasto movimiento de rechazo a la ocupación y de desobediencia civil que causó una profunda conmoción en Israel, desenmascaró la realidad de la ocupación y desencadenó un vasto apoyo internacional a los palestinos.

Al calor de la revuelta, en junio de 1988, Jordania cortó sus vínculos administrativos con Cisjordania, y en noviembre el Consejo Nacional Palestino (parlamento en el exilio) declaró el Estado de Palestina. La situación se hizo cada vez más insostenible para Israel, que seguía resistiéndose a cambiar de política. La Guerra del Golfo crearía las condiciones para que se concretase un marco de negociaciones tutelado por los EE.UU..



Claves del conflicto



- Inicialmente se trataba de una disputa entre dos movimientos nacionalistas por un mismo territorio. Estos dos movimientos eran muy desiguales. El árabe palestino era un movimiento autóctono equiparable a los de los países vecinos, que reivindicaba el derecho a la libre determinación. El otro era un movimiento exógeno, europeo y de inspiración colonialista; que reivindicaba la reunificación de los judíos dispersos en la tierra de sus ancestros, y era totalmente ajeno a la realidad del lugar. Los primeros pasos del conflicto fueron propiciados por el colonialismo europeo que vio con buenos ojos el proyecto de colonización y modernización sionista.

- Ni siquiera la guerra de 1948-49 resolvió de facto el desacuerdo sobre una partición del territorio tal como proponía la comunidad internacional. Sólo dio lugar a la creación del Estado judío sobre parte del territorio y la dispersión de los palestinos. El conflicto se complicó al implicar tanto a los países árabes vecinos que vieron a Israel como una espina colonialista clavada en el mundo árabe, como a las grandes potencias con intereses en la zona que se alinearon con cada una de las partes. A su vez Israel desarrolló un discurso ideológico que justificaba sus posiciones (liberación nacional, democracia y socialismo, legitimidad histórica y religiosa, etc). La violencia prolongada abocaría a la negación del otro (la total exclusividad de los proyectos: la existencia de uno suponía la desaparición del otro) y a la radicalización de las posturas

- La comunidad internacional ha sido incapaz de imponer una negociación o hacer cumplir sus resoluciones, y la duración del conflicto ha ido ahondando los motivos de tensión y dificultando encontrar soluciones satisfactorias para las partes. La entidad estatal judía se ha consolidado y la ocupación ha transformado la fisionomía de Cisjordania y Gaza. Mientras tanto los palestinos se han convertido en un pueblo desarraigado y dependiente de la ayuda exterior.

- Hay que hacer notar que a pesar de que el sionismo recurra a la identidad confesional como elemento legitimador y que por su parte el Islam haya sido un componente importante del nacionalismo árabe, el conflicto israelo-palestino no es un conflicto ni religioso ni étnico: encontramos gran diversidad étnica entre los judíos y diversidad confesional entre los palestinos.





3. Actores implicados e intereses confrontados



- Los palestinos se encuentran desde 1948 dispersos entre varios países; sólo la mitad de ellos permanece en territorio israelí y palestino. Más de la mitad de los palestinos son refugiados. La mayor parte de ellos se ven representados en la OLP, organización considerada por la comunidad internacional como el único y legítimo representante de los palestinos. La OLP reclama el derecho a la autodeterminación de la población palestina, la creación de un Estado en Cisjordania y Gaza, con capital en Jerusalén Este, y el retorno de los refugiados tal como rezan las resoluciones de NNUU. Sin embargo la OLP dispone de escasos recursos para su acción política; durante mucho tiempo ha dependido de la ayuda de los Estados árabes; y a falta de esta, su último recurso ha sido el levantamiento de la población.



- Israel es un Estado de reciente creación, cristalización de un proyecto nacional muy particular. Si bien en 50 años no ha logrado la reunificación de todos los judíos (sólo una tercera parte vive en Israel), sí constituye una realidad política reconocida internacionalmente. Su interés estratégico es la sobrevivencia como Estado (asegurando a toda costa su seguridad) y el mantenimiento de su carácter judío, tanto en lo nacional como en lo demográfico, comprometiendo para ello incluso el carácter democrático de su sistema político con prácticas discriminatorias y racistas.

Aunque Israel se ha consolidado bajo el acoso de sus vecinos, ha aprovechado muy bien el consentimiento internacional a sus políticas de hechos consumados. El tiempo transcurrido le ha beneficiado; hoy más de la mitad de los judíos israelíes han nacido ya en Israel.



En el conflicto también intervinieron actores externos. La dimensión internacional del conflicto ha sido siempre de relieve.

- Las NNUU han emitido numerosas resoluciones sobre la cuestión palestina pero, presa de los intereses de las potencias, ha sido incapaz de imponer su aplicación.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Continuación   Mar Sep 30, 2008 8:15 pm

- Durante la Guerra Fría Oriente Medio fue escenario del enfrentamiento entre la URSS (aliada a regímenes árabes socialistas) y los EE.UU. (aliado estratégico de Israel desde los 70'). Sin embargo con la desaparición de la URSS y tras la Guerra del Golfo, el trastrocamiento de las alianzas en la región y la perdida de importancia estratégica de Israel llevó a que los Estados Unidos forzaran un proceso de negociaciones entre Israel y sus vecinos árabes.



- El contencioso palestino también ha sido instrumentalizado por los regímenes árabes autoproclamados defensores de la cuestión palestina. Palestina ha sido la excusa para afirmar su arabidad o islamidad, para legitimarse o para justificar su autoritarismo. En muchos casos no han dudado en apoyar a algunas facciones en las disputas internas del movimiento nacional palestino.



- La Unión Europea es un elemento clave en el área por su cercanía geográfica, su peso económico y sus intereses en la estabilización de la región. Desde 1980 se ha posicionado a favor de los derechos de los palestinos lo que ha dificultado sus relaciones con Israel. Desde 1993 intenta acrecentar su papel en las negociaciones y dispone de un mediador especial desde 1997, el diplomático español Miguel Angel Moratinos.



- Hay otros actores no estatales que ejercen diferentes presiones y apoyan a los actores locales. Destaca la activa e influyente comunidad judía organizada en países occidentales (lobbies políticos y económicos), que tradicionalmente ha sido un apoyo a Israel. Del lado palestino también existe una diáspora, sin embargo desorganizada, aunque más importancia tiene la solidaridad musulmana internacional.

4. El proceso de paz.



Tras la Guerra del Golfo que supuso el debilitamiento de Irak como potencia regional, que trastocó las alianzas en Oriente Medio y debilitó a la OLP, los Estados Unidos decidieron diseñar un nuevo orden regional que asegurase la estabilidad necesaria para sus intereses económicos (abastecimiento de hidrocarburos, mercados, etc). Para ello se hacía imprescindible resolver el conflicto árabe-israelí. Es así que, suplantando a las Naciones Unidas, forzaron a las partes, árabes e israelíes, a entablar negociaciones directas.

A finales de octubre de 1991 se celebró en Madrid la Conferencia Internacional de Paz para Oriente Medio, en la que participaron Israel y sus vecinos árabes. Los palestinos estuvieron representados por dirigentes de los territorios ocupados, en el seno de la delegación jordana. En la Conferencia se establecieron dos canales de negociaciones: encuentros bilaterales entre Israel y vecinos árabes para tratar sus contenciosos específicos; y encuentros multilaterales para los asuntos que afectan a todos: agua, refugiados, cooperación económica, seguridad …

En junio de 1992 los laboristas israelíes, más partidarios de un compromiso con los palestinos, volvieron al gobierno y retomaron las negociaciones. De inmediato constataron las dificultades para avanzar en las negociaciones bilaterales con los palestinos y la ineludibilidad de negociar directamente con la OLP. Ante los posibles costes internos de tal iniciativa se estableció un canal secreto de negociaciones entre laboristas y OLP, que daría resultados a mediados de 1993.

En septiembre de 1993 la OLP y el gobierno de Israel firmaron el Acuerdo de Oslo: las dos partes se reconocían mutuamente y suscribían una Declaración de principios para el autogobierno de los palestinos (DOP). En ella se establecía un período transitorio de 5 años, a lo largo del cual se fomentaría la confianza mutua, se establecería una primera área autónoma y se irían abordando gradualmente los diferentes aspectos de la disputa. El acuerdo fue bien acogido por la mayoría de la población palestina de los territorios ocupados y por la población israelí, aunque también hubo oposición de ciertos grupos de ambas partes. El acuerdo recibió el espaldarazo casi unánime de la comunidad internacional.

A raíz del Acuerdo en los siguientes meses se estableció una administración autónoma palestina, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) con competencias limitadas y limitada a Gaza y Jericó, se creó una policía palestina, se liberaron a algunos presos palestinos, se autorizó el retorno de algunos dirigentes de la OLP… En la DOP, los temas más delicados (refugiados, colonos, Jerusalén, estatuto definitivo de la entidad palestina) se pospusieron para una segunda fase.

Sin embargo la prosecución, por parte de Israel, de las actividades de colonización, de la confiscación de tierras y de la judaización de Jerusalén Este, así como los retrasos israelíes en la implementación de los acuerdos y la continuación de facto de la ocupación israelí agudizaron las críticas internas. Ante las protestas palestinas Israel hizo uso de sus instrumentos de coerción: cierres de los territorios, represión, retención de los presos palestinos, etc. En el campo palestino, la oposición al proceso fue liderada por los grupos islamistas, algunos de cuyos grupos recurriría a los atentados indiscriminados contra objetivos israelíes.

En septiembre de 1995 se firmaron los Acuerdos de Taba (Oslo II) que ampliaron las áreas autónomas a las principales ciudades de Cisjordania y las competencias de la ANP. Sin embargo Israel siguió controlando militarmente la mayor parte (el 96%) de los territorios palestinos. En enero de 1996 tuvieron lugar las elecciones palestinas; Arafat fue legitimado como presidente de la ANP y fue elegido un Consejo Legislativo (parlamento).

Del lado israelí también creció la oposición israelí al proceso; los ultranacionalistas clamaron traición y el grueso de la población sintió inseguridad ante la violencia palestina en Israel. En noviembre de 1995 fue asesinado el primer ministro israelí Isaac Rabin a manos de un extremista judío. Los laboristas, defensores del proceso de paz pero que aparecían como incapaces de dar seguridad a su población, perdieron las elecciones de mayo de 1996.

El nuevo gobierno conservador dirigido por Benjamin Netanyahu pretende conciliar prosecución de colonización, etc con la continuación del proceso de paz; responsabiliza a la ANP de la seguridad de Israel. Como resultado de ello crece la desconfianza, se congelan las negociaciones y se recrudece la violencia. Cada vez son más frecuentes los estallidos populares palestinos que la propia policía palestina no puede controlar. El proceso de paz está en peligro.





5. La paz justa pendiente.



No es fácil hacer un balance de un proceso tan singular que tenía por objeto pacificar la zona e iniciar la resolución negociada de este viejo contencioso. Es obvio que la estrategia puesta en marcha con el acuerdo de Oslo conllevaba altos riesgos derivados de sus propias características:

- era un acuerdo parcial, que sólo afectaba a los palestinos de Cisjordania y Gaza y no abordaba aspectos tan fundamentales de la cuestión palestina como el tema de los refugiados.

- era un acuerdo desigual, tanto en contenidos (la OLP reconocía a Israel pero ésta no reconocía explícitamente el derecho a la autodeterminación palestina) como en cuanto a actores (Israel conserva su posición de fuerza, continuaba ocupando militarmente el territorio)

- en fin, era un acuerdo poco preciso: establecía un calendario de pasos a dar pero no definía claramente los objetivos a alcanzar.

Durante estos últimos tres años la población palestina ha visto como el calendario del proceso de paz se ha atrasado y las medidas previstas no se han cumplido, mientras que sus condiciones de vida se deterioran día a día. El proceso de paz no responde claramente a sus legítimos derechos y no resuelve integralmente la cuestión palestina.

La comunidad internacional ha repetido en numerosas ocasiones la necesidad de alcanzar un acuerdo negociado (ni violento, ni unilateral), justo (que no legitime la violencia pasada y que recoja los justos derechos de las partes) y duradero. Sin embargo el inicio de las conversaciones para resolver la cuestión palestina y pacificar la región no ha sido el resultado de la presión de esa comunidad internacional, ni se ha basado en las numerosas resoluciones de NNUU, sino se ha debido al interés norteamericano de estabilizar la región. Esta postergación de encontrar una solución justa ha marcado y dificultado todo el proceso.

Sólo habrá paz en Israel y en los Territorios Palestinos cuando se de respuesta al fondo de la cuestión palestina. Una paz justa sólo es posible abordando las raíces del conflicto, atendiendo a los legítimos derechos de las partes y creando condiciones para la plena realización de los proyectos colectivos de las dos poblaciones.

Pretender una pacificación funcional sin resolver las causas, sólo pospone un nuevo brote del conflicto. Abordar las causas y la globalidad del conflicto requerirá sin duda la más amplia presión internacional, y mediar para generar confianza, consolidar un marco para el diálogo, identificar medidas concretas y llevar a cabo actividades cooperativas.

Dada la desigualdad de las partes, la creación de condiciones para una paz duradera ha de traducirse ante todo en un firme apoyo internacional a la parte palestina para que logre una mayor autonomía económica y se consolide institucionalmente, en suma ayudar a la viabilidad del Estado palestino. Para ello se hace imprescindible superar el tutelaje norteamericano al proceso de paz, y ampliar y diversificar el involucramiento internacional.

Décadas de conflicto han generado un sustrato de desconfianza mutua y demonización del otro que dificultan el diálogo y la cooperación. Su superación no es tarea de unos pocos años. Sólo un apoyo internacional amplio permitirá abordar una tarea que habrá de prolongarse en el tiempo.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Continuación   Mar Sep 30, 2008 8:15 pm

Cronología



Palestinos

1919 Tras la primera Guerra Mundial y el hundimiento del Imperio Otomano, la Sociedad de Naciones establece el sistema de mandatos. En 1920 se asigna a Gran Bretaña un mandato sobre Palestina.

1920'-30' Auge del nacionalismo árabe y choques entre la población autóctona palestina y los colonos judíos,

1936-39 Revueltas palestinas antisionistas.

1937 El Informe Peel recomienda la partición del territorio.

1947 Noviembre. Resolución 181 de la Asamblea General de Naciones Unidas que plantea la partición de Palestina.

1948-49 Retirada británica. Primera guerra árabe israelí. Éxodo de refugiados palestinos a los países vecinos. Cisjordania y la Franja de Gaza son administrados por Jordania y Egipto respectivamente.

1964 Creación de la Organización para la Liberación de Palestina, OLP.

1967 Junio. Guerra de los Seis Días; Israel ocupa militarmente Cisjordania y la Franja de Gaza. Se inician las políticas de expropiación de tierras, instalación de colonos y control de la población palestina.

1970 Expulsión de la OLP de Jordania e instalación en Beirut (Líbano)

1974 Las NNUU reconocen a la OLP como único y legítimo representante del pueblo palestino

1982 A raíz de la invasión israelí del Líbano, el cuartel general de la OLP es trasladado a Túnez.

1985 Ataque aéreo israelí al cuartel de la OLP en Túnez

1987 Diciembre. Inicio de la insurrección popular en los Territorios Ocupados (intifada)

1988 Julio. Jordania anuncia el fin de sus lazos administrativos con Cisjordania.

Noviembre. Declaración del Estado de Palestina.

1991 Debilitamiento de la OLP a raíz de la Guerra del Golfo.

Octubre. Conferencia de Madrid

1993 Septiembre. Acuerdo de Oslo

1994 Mayo. Instalación de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en Gaza y Jericó

Agosto. El presidente Arafat se instala en Gaza.

1996 Enero. Elecciones en los territorios palestinos. Yassir Arafat es confirmado presidente de la ANP y se crea el Consejo Legislativo Palestino.

Israel

1897 Primer congreso sionista mundial en Basilea, en el que se afirma el propósito de crear un hogar, en Palestina, para el pueblo judío.

1900-30' Auge de la inmigración judía a Palestina y colonización progresiva del territorio. Espiral de enfrentamientos con la población autóctona y con el movimiento nacionalista árabe.

1938-39 Radicalización de los grupos sionistas ante las restricciones puestas por los británicos a la inmigración.

1940-45 La Segunda Guerra Mundial y el éxodo judío de Europa agudizan la presión de los grupos sionistas.

1948 Mayo. Declaración del Estado de Israel

1956 Participación israelí en la guerra de Suez al lado de las potencias coloniales, Francia y Gran Bretaña, contra la nacionalización del canal por parte de Egipto.

1967 Junio. Ocupación israelí de los territorios árabes de Cisjordania, Gaza, el Sinai y el Golan

1967 Anexión israelí de Jerusalén.

1973 Octubre. Guerra del Yom Kippur en la que Egipto y Siria atacan a Israel.

1975 La Resolución 3379 de NNUU define al sionismo como una forma de racismo.

1977 Los laboristas pierden por primera vez las elecciones; desde entonces y hasta 1992 se sucederán gobiernos conservadores o de unidad nacional.

1978 Acuerdos de Camp David entre Israel y Egipto. Tratado de paz en marzo de 1979.

1982 Invasión israelí del Líbano.

1987 Diciembre. Inicio de la Intifada.

1991 Octubre. Conferencia de Madrid

1992 Junio. Derrota de los conservadores en las elecciones legislativas; se constituye un gobierno formado por laboristas, sionistas de izquierda y religiosos.

1993 Septiembre. Acuerdo de Oslo

1995 Noviembre. Asesinato del primer ministro Isaac Rabin.

1996 En las elecciones de mayo es electo primer ministro el candidato conservador, Benjamin Netanyahu, y se forma un gobierno con ministros de la derecha y de los partidos religiosos.

Proceso de Paz israelo-palestino

1991 Enero. Guerra del Golfo a raíz de la invasión de Kuwait por parte de Irak. Los Estados Unidos organizan una coalición internacional para responder a la agresión iraquí. Se alteran las alianzas en la región.

1991 Octubre y noviembre. Conferencia de Paz para Oriente Medio en Madrid.

1992-93 Rondas de negociaciones bilaterales y multilaterales entre los participantes en la Conferencia de Madrid.

1993 Septiembre. Acuerdo de Oslo. Israel y la OLP se reconocen mutuamente y firman una Declaración de principios para el autogobierno palestino. Se inicia un período transitorio que debía dar paso a una solución definitiva en el plazo de cinco años.

1994 Establecimiento de la ANP.

1995 Septiembre. Acuerdo de Taba (Oslo II) por el que se amplían las zonas de autogobierno palestino.

1996 Enero. Elecciones palestinas.

Mayo. Elecciones israelíes y victoria de la derecha.

1997 Paralización del proceso de paz. Acciones provocadoras de Israel y la respuesta violenta de los grupos opositores palestinos. Se frena el proceso de normalización de las relaciones entre Israel y el resto de los países árabes.







Para saber más:



Roger Garaudy, Palestina. Tierra de los mensajes divinos, Fundamentos, Madrid, 1987.

Adrián Mac Liman, Palestina. De la nación de refugiados al Estado nación, Editorial Popular / CEAR, Madrid, 1995.

José Urbano Martínez Carreras, El mundo árabe e Israel. El Próximo Oriente en el siglo XX, Istmo, Madrid, 1992.

Roberto Mesa Garrido, Palestina y la paz en Oriente Medio, Beramar, Madrid, 1994.

Edward W. Said, Gaza y Jericó: Pax americana, Editorial Txalaparta, Tafalla, 1995.

Edward W. Said, Palestina. Paz sin territorios, Editorial Txalaparta, Tafalla, 1997.









Cuadro.

Datos básicos sobre los Palestinos y los territorios ocupados.





Capital reclamada por los palestinos: Jerusalén Este

Principales ciudades: Gaza, Ramallah, Khan Yunis, Rafah, Nablus y Hebrón

Superficie de la Palestina histórica:

Israel actual: 21.946 km2

Territorios Palestinos: 6.257 km2

Cisjordania: 5.872 km2; Gaza: 378 km2

(algo más que la Comunidad Autónoma de Cantabria)

Área autónoma en 1997: 4% de Cisjordania y Gaza

Área con autonomía limitada a los asuntos civiles: 23% de Cisjordania y Gaza



Población palestina total: aprox. 7.000.000 (1997)



Distribución de la población palestina (cifras aproximadas en 1997):

en Cisjordania: 1.450.000

en Gaza: 1.050.000

en Israel: 900.000

en Jordania: 2.100.000

en Líbano: 350.000

en Siria: 350.000

en el resto del mundo: 800.000



Crecimiento anual de la población: 4,2% (Cisjordania); 4,9% (Gaza)

Población urbana: 60 %

Densidad de población: media 400 hab/Km2 (1997); más de 2780 en Gaza



Lengua: árabe

Religión: islam sunní mayoritario; cristianismo y judaísmo

Analfabetismo adulto: 30 %

Esperanza de vida: 72 años

Mortalidad infantil: 27,5 muertos por cada mil nacimientos (1996)



DATOS ECONÓMICOS

PNB per cápita (fin 1996) 1.700 US $

Crecimiento anual PNB (1995): 3,5%

Estructura del PIB (1994): Agricultura: 33 %

Industria: 7 %

Servicios: 60 %



Desempleo (mediados 1997):18,9%; subempleo 9,9%

Principales socios comerciales: Israel (>80%), UE, Jordania, Egipto, EEUU

Exportaciones (1995): 318 millones US $

Importaciones (1995): 1.600 millones US $

Ayuda externa (1993-1996): 1.345 millones US $ desembolsados

Fuentes estadísticas:

Palestinian Central Bureau od Statistics, http://www.pcbs.org/
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Palestina: Introducción y raíces del conflicto   

Volver arriba Ir abajo
 
Palestina: Introducción y raíces del conflicto
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» SEGUIMIENTO DEL CONFLICTO EN LIBIA Y PALESTINA.
» EL ORIGEN DEL CONFLICTO ISRAELÍ-PALESTINO
» NUBIA PALESTINA Y SIRIA
» [VENDO] Introducción al Álgebra Lineal, Howard Anton
» seguimiento conflicto en el Golfo Pérsico

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Nacionalismo Argentino :: MULTIMEDIA Y ESPARCIMIENTO-
Cambiar a: