Creo haber llenado mi deber con mis conciudadanos y compañeros. Si más no hemos hecho en el sostén de nuestra independencia, nuestra identidad, y de nuestro honor, es porque más no hemos podido
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Hay que unificar el Nacionalismo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: Hay que unificar el Nacionalismo   Jue Nov 06, 2008 7:43 pm

Nuestra Posición

Por Miguel Serrano
Publicado en Revista La Nueva Edad
Nº 24, 23 de Julio de 1942


Presentamos el siguiente artículo del escritor Miguel Serrano, publicado en plena Segunda Guerra Mundial en su Revista "La Nueva Edad", para que se compare su pensamiento Político, Combativo y Revolucionario de esa época, con el que actualmente postula, que consiste simplemente en "no hacer nada". Saque el lector sus propias conclusiones.


Los que aquí escribimos, que somos muy pocos, no pretendemos, ni lo hemos pretendido, acaudillar un movimiento político. Se engaña quien lo piense.

“La Nueva Edad” nació en medio de este tiempo peligroso, cuando aún nada se oponía firmemente al enemigo, ni nadie aquí vislumbraba las líneas de los tiempos venideros ni los peligros que se irían abriendo a nuestro paso. Nació de una clara concepción de unos cuántos muchachos cultos, que antes de gritar y de iniciar gestos excesivos se han preocupado de estudiar y de cultivar su hombría y su propio corazón. Por lo mismo y porque conocemos la mentalidad y la realidad de nuestro país se tuvo como principal cuidado el evitar toda sugestión en el sentido de iniciar a través de nuestras personas “un nuevo movimiento político”, que aunque muy en la mentalidad criolla, habría contribuido solamente a crear un nuevo motivo de confusión en las ya tan raleadas filas del nacionalismo chileno. El caudillaje y la tontera son el motor desgraciado que aún está moviendo a nuestra juventud.

Conocemos y sentimos hondamente nuestra realidad, presentimos las líneas que mueven el surgir profundo de las coordinadas (sic) de los tiempos universales. Todo ello porque nosotros antes de ponernos a escribir hemos estudiado a conciencia y porque antes de actuar aquí, hemos pasado por una auténtica trayectoria y conocimiento revolucionario en el plano vital y en el plano teórico. Nuestra posición, más que un mero sentimiento oscuro e impreciso, es una superación íntima y un conocimiento aún de nuestros enemigos.

Hay también otras ventajas a nuestro favor. El hecho de estar siempre muy bien informados, el de conocer el fondo del pensamiento de los caudillejos nacionales y el de poseer una desconfianza y una intuición que nos permitirá no dar pasos en falso al mismo tiempo que poder indicar el camino y la verdad a quien esté dispuesto a seguirlos. No deseamos otra cosa que poder orientar, aunque sea un poco, a esta generación desorientada.

No hay ambiciones personales en nosotros; únicamente nos importa el destino de nuestra patria y de nuestro continente. Esta revista ha pretendido ser un órgano de orientación y de adoctrinamiento. Y esto es y esto será. Es por eso que estamos más autorizados que nadie para hablar y para decir lo siguiente al nacionalismo chileno.

Como auténticos, como verdaderos revolucionarios y como patriotas hemos llegado a la conclusión, después de presenciar la semana pasada los sucesos ocurridos en una reunión pública, que el nacionalismo y los nacionalistas chilenos están perdiendo tontamente el tiempo. Y en estos momentos el tiempo es precioso, porque cada día que pasa, cada hora, está siendo aprovechada avaramente por los comunistas y los traidores intestinos.

El comunismo es una secta internacional, fabricada par los judíos y organizada a base de la masa popular descontenta por la explotación de la otra parte del judaísmo ubicada en los puestos de la alta banca y de la especulación derechista. Cuando el comunismo se lanza a la acción callejera ya no se limita a componer sus cuadros con elementos obreros descontentos y explotados, sino que, debido a la mística y sugestión que despierta la acción, llegan hasta él las juventudes universitarias y las muchachadas que permanecían languideciendo sin una acción determinada en el antro infesto y oscuro de las aulas antivitales.

En Chile el partido comunista cuenta con el apoyo del capital judío norteamericano y con la instrucción de los elementos españoles refugiados y de algunos agitadores mexicanos traídos para el caso. Además que ya hay aquí rusos llegados últimamente y todo un estado mayor de judíos que están haciendo el papel de comisarios. La organización de los Restoranes Populares, dirigida por un masón títere, es una basta red de soplonaje y una organización revolucionaria, manejada por agentes extranjeros. En Chile ya están organizadas por el partido comunista las famosas “Brigadas del Amanecer”, de trágico recuerdo en la revolución española. Ante esto, el gobierno se encuentra incapaz y las Cámaras del país se contentan con crear un organismo para investigar las actividades de una quinta columna imaginaria, cuando la verdadera organización de terroristas sigue creciendo bajo el auspicio de su voto criminal y de la complicidad que encuentra en la venalidad de estos representantes de la más podrida entre las democracias podridas.

El ejército carece de un organismo de investigación apropiado para enterarse de la realidad de los hechos y de la propaganda que aún se hace entre la tropa. Además, adormecidos por la digestión masónica, no cree en tanta gravedad o espera un “imponderable” y, cuando los acontecimientos le vienen a despertar llamándole a sus puertas, apenas pasados, se piensa que ya no se repetirán más y por consiguiente les olvidan apresuradamente.

Mientras tanto los teléfonos (la Compañía es judía,) están controlados. La Sección de Investigaciones es un antro comunista y las Embajadas Anglosajonas, representantes del judaísmo mundial, tienen para sus fines un servicio de investigaciones propios.

Mientras todo esto sucede y mientras los comunistas, respaldados por los yanquis, comprendiendo que Rusia se derrumba, y que el judaísmo tiene que ganar América, se apresuran a conquistar la calle, el nacionalismo chileno se encuentra dividido y racionalizado, lleno de reticencias y de dudas, con “tácticas” proselitistas y dialécticas suicidas. No bastan los fracasos y las vergüenzas para convencer a los dirigentes que ya no se trata de defender una posición personal o de justificar una errada trayectoria anterior con la actitud blanda de hoy día. No basta el espectáculo de la misma masa que aún va quedando de juventud y que pide ansiosamente que se quiten la careta y que se digan revolucionarios de una vez y que planteen las cosas como hombres y no como congresales de los partidos filomarxistas.

El comunismo piensa ganar la calle en estos tiempos. Y no es Carabineros ni el Ejército el que podrá acabar con el comunismo. El comunismo es una mística —mística de los bajos instintos, de la sombra y de la destrucción; pero mística al fin— mística como todo movimiento que no siendo militar llega a la acción y al combate. A esta mística sólo se la puede acabar y destruir con otra mística. Con la mística de la luz y de la construcción. Los comunistas actúan; pero cobardemente. Su arma preferida es el puñal y su táctica la emboscada. Actúan hoy porque saben que al frente no van a encontrar a un enemigo, sino una falange náufraga y desorganizada, que no tiene la orden de presentarles pelea. Si supieran que al frente hay algo sólido, quedarían en sus guaridas. No temen al carabinero, porque les da prestigio. Y no temen a la cárcel, porque los carceleros son sus cómplices. En todas partes del mundo al comunismo se le ha acabado a palos. Y después de todo la situación en Italia y en Alemania no fue mejor que la de Chile hoy día.

Pero al comunismo solamente se le puede acabar con una mística nacionalsocialista. Hay en la historia una ley de polaridad que obliga. Ella es hoy en día que cuando en un punto del planeta existe comunismo tiene que existir también su contrario el nacionalsocialismo, a manos de quien está escrito que perecerá tal como la serpiente, estrangulada por el Arcángel; por muy enorme que hoy sea la serpiente y por muy pequeño que sea el arcángel. Para esto solamente se requiere que el arcángel sea de verdad un arcángel y no un demonio disfrazado o un incrédulo, un hombre débil y titubeante. Hoy se requiere que de una vez por todas se reestructure en Chile el nacionalsocialismo, tal corno ya lo fue una vez. Nunca se presentará de nuevo tan magnífica oportunidad, ni tan grandes posibilidades de éxito. El país lo requiere, el país lo necesita. Solamente el nacismo podrá salvar a Chile. Pero como antes, sin tapujos, sin sutilezas, ni escamoteos, luchando de nuevo contra el gigante y planteando el fondo de la cuestión, la verdad del problema, que es judío y, que es masónico. El nacismo se hace a base de hombres (el nombre del partido no es aún lo principal, lo principal son los hombres. Ser revolucionario nacionalsocialista no es pegar un puñetazo en una mesa ni ser un ambicioso de poder, ser nacionalsocialista es tener clara visión de la revolución económica y de la raíz judía del problema universal). Pues bien, estamos seguros de que hoy ha llegado ya el momento de que cada patriota chileno, ante la gravedad de la situación, salga de sus capillas particulares y se ponga como hombre en contacto con los que de uno o de otro modo piensa igual que él.

Es necesario que el partido Unión Nacionalista se reestructure a base de la nueva generación y que sean los jóvenes los que le den la visión, el impulso, y los que tengan los principales puestos de comandos. Hasta ahora los nacionalistas han permanecido divididos. Y si esto es triste y regocija a nuestros adversarios, obedece sin embargo, a una realidad. La culpa está en aquellos que han evitado el planteamiento a fondo del problema y que han escamoteado de su léxico el planteamiento de la cuestión judía, que es la base de la cuestión. La juventud está desconfiada y no quiere caer en trampas masónicas. Para aclarar la cuestión y para fusionar sin pérdida de tiempo las fuerzas en esta lucha, es preciso arrojar las viejas tácticas de proselitismo, puesto que la única gente que interesa conquistar, porque es la única que responde, si es preciso con sus vidas, es la vieja guardia de la revolución nacionalsocialista. Y esta no vendrá si se sigue por el camino de las “tácticas”, porque esta gente quiere claridad, cara al sol, y pelea de hombres.

Hasta este momento “La Nueva Edad” se ha mantenido sugiriendo los errores y si hemos provocado sucesos ha sido para bien, porque no queremos dudar de que la presión de los acontecimientos en el seno del nacionalismo han sido para mejor, pues han obligado a apresurar el paso a los más recalcitrantes y talvez obliguen a sacarse la careta a los burgueses y a retirarse ante lo grave de la hora y dejar el paso a la juventud revolucionaria.

Los momentos actuales son decisivos para nuestra querida patria. Que todos aquellos que están dispuestos a dar sus vidas se pongan en contacto, olvidando hoy lo de hace un momento, para tratar de llegar a un acuerdo sobre la base del verdadero planteamiento de la revolución nacionalsocialista. Malas intenciones no hay por ningún lado; nosotros lo hemos comprobado. Hay sólo que escuchar al patriotismo y dejar las viejas artimañas del personalismo y del partidismo, para ubicarse cada uno en el sitio que le corresponde. Es el destino de la patria si que está en juego. Y aún en Chile hay patriotas y hay una juventud revolucionaria.

En mano de los nacionalistas de hoy está el porvenir de la patria. Que se nos escuche: Sólo tomará la punta aquel que se defina y se deje de “tácticas”. Es la única forma de obtener el triunfo, de derrotar al gigante. Mientras mayores sean las dificultades que se esté dispuestas a afrontar, mayores son las probabilidades del triunfo. Fe, solamente fe se necesita.

Nosotros aquí, estamos dispuestos a ayudar en lo que se pueda. Por lo menos no tenemos miedo de dar la vida. Por hoy ya no hay más que dos caminos: el triunfo o la derrota.

Por eso esperamos que aquellos nacionalistas que hoy tienen en sus manos la responsabilidad del destino de Chile y con quienes ya hemos conversado, atiendan un poco a estas palabras.

M. S.
Volver arriba Ir abajo
 
Hay que unificar el Nacionalismo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» F460F, unificacion de cuentas.
» DOS CUIT/ CUIL- EXTRANJERO-¿ COMO SE UNIFICA ?
» Unificación de aportes en monotributo
» unificacion de cuit extranjero
» unificación de cuentas afip y anses

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Nacionalismo Argentino :: NACIONAL ARGENTINO :: GENERAL-
Cambiar a: