Creo haber llenado mi deber con mis conciudadanos y compañeros. Si más no hemos hecho en el sostén de nuestra independencia, nuestra identidad, y de nuestro honor, es porque más no hemos podido
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Facundo Quiroga

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Genético_criollo
Mayor
Mayor
avatar

Cantidad de envíos : 827
Edad : 31
Localización : Santa Fé
Fecha de inscripción : 14/05/2008

MensajeTema: Facundo Quiroga   Lun Mayo 25, 2009 2:29 am



Es oportuno revalorizar en toda su dimensión, la gigantesca figura noble, idealista y valiente de este dilecto hijo de la Patria, que nació en los albores del año 1788 en San Antonio de los Llanos al sur de la Rioja: Facundo Quiroga. Hijo de Don José Prudencio Quiroga y de Juana Rosa de Argañaraz y Vergara, en las horas decisivas y gloriosas de nuestra historia, lo tendrían como el principal protagonista determinante de la historia de la construcción de la patria.

A partir de esa fecha nacen dos grandes partidos políticos, el unitario y el federal, y en honor a la verdad histórica debemos remitirnos a los valores que cada uno de ellos representaban, y debemos decir también que la "historia oficial", en una permanente amnesia se ha escrito con una total ausencia del sentido de justicia, olvidándose de mencionar los crímenes y torturas cometidos por el general unitario José María Paz y sus lugartenientes, Araoz de Lamadrid y otros contra tropas desarmadas, civiles y ancianos, entre las que se encontraban la madre de Facundo Quiroga, que tuvo que sufrir toda clase de vejaciones, como asimismo sus hijos y mujer que tuvieron que pasar a Chile, a parte del saqueo sufrido sobre sus propiedades.

LOS UNITARIOS:

Con sus valores extranjerizantes y aristocráticos se declararon contra la Iglesia Católica, Rivadavia al año y tres meses de gobierno impone su reforma eclesiástica que incluía la supresión de conventos, secularización de cementerios, disminución de los derechos y privilegios del clero entre otras cosas, y eran esencialmente oligárquicos representando lo ficticio y lo doctrinario a Rivadavia se lo conocía como el "padre de la oligarquía" que oprimía a las clases inferiores, a las que ignoraba por completo, Rivadavia fue elegido en el año 1815 para que viaje a Europa con la misión de buscarnos un rey, intentó traer a Carlos IV que destronado por su hijo Fernando VII, pasaba miserias en Roma, Rivadavia, estaba asociado al capital inglés para la explotación minera, a su vez relacionado íntimamente con los hacendados de la provincia de Buenos Aires.

Los unitarios consideraban que lo esencial no era tener una nacionalidad propia, sino ser culto y civilizados, y en base a esta forma de pensar se perdió la provincia de Tarija que se incorporó a Bolivia, y mas tarde se perdió La Banda Oriental...

El General José de San Martín en una carta que le escribió al chileno Palazuelos en el año 1847 dijo de Rivadavia lo siguiente: “seria cosa de no acabar si se enumerasen las locu-ras de aquel visionario y la admiración de un grupo numeroso de mis compatriotas creyendo im-provisar en Buenos Aires las civilización europea con solo los decretos que diariamente llenaba lo que se llamaba archivo oficial....”

LOS FEDERALES:

El Brigadier General Juan Facundo Quiroga, es el ilustre defensor de la causa de los pueblos, y el caudillo que luchó por la causa federal llevando las banderas del Federalismo auténtico y revolucionario hasta la cumbre más alta del estoicismo de sus nobles ideales, derramando su sangre generosa en los campos de batalla del Tala, Rincón de Valladares, Rodeo de Chacon, La Tablada, Oncativo, La Ciudadela y en otros tantos episodios bélicos de nuestra independencia, luchando como un tigre, es por ello que el federalismo nació como un sentimiento y no como una doctrina porque el federalismo es el espíritu de la tierra por eso es democrático, el federalismo es patria porque nos da sentido de realidad a nuestra idiosin-crasia y a nuestras raíces históricas.

El tigre de los llanos es el auténtico patriarca de la federación, como capitán de las milicias interviene con su ejercito de gauchos en algunos conflictos locales, despertando la admiración y el respeto por sus hazañas y actos de heroísmo en defensa del suelo patrio.

Año 1825

Rivadavia envía al General Gregorio Aráoz de Lamadrid con un ejército para que presione a Quiroga a que entregue las minas de oro y plata de Famatina que estaban bajo su custodia porque las mismas deberían ser entregadas para su explotación a un grupo de técnicos venidos de Inglaterra, conforme a un acuerdo que Rivadavia firmó en un viaje que realizó a Londres. La única respuesta que obtuvo por parte de Quiroga fue: ¡prefiero morir frente a mis hombres o barrer al enemigo de la patria, y Rivadavia es el enemigo de la patria!. De esta forma se desató la guerra en contra de su voluntad, Quiroga defendía la libertad de su provincia al defender la causa del federalismo en defensa de las fuentes de trabajo y de una Constitución Federal.

Año 1826

Facundo parte con sus montoneros hacia el norte para enfrentarse con Lamadrid. Que disponía de un gran ejército y estaba confiado de que su sola presencia harían intimidar al mejor de los valientes, pero se equivocó, se enfrentó al “Tigre de los Llanos”, al hombre que a los gritos decía Vencer o Morir”, y en la batalla del Tala cerca de Tucumán, los montoneros riojanos en un combate violento y lleno de actos de heroísmo, vencieron a las tropas unitarias, el propio Lamadrid quedó gravemente herido.

Año 1827

Rivadavia en su último intento por derrotar a Quiroga, envía nuevamente a Lamadrid para que lo ataque, y en la batalla de Rincón, se produce un feroz enfrentamiento, donde las montoneras de Facundo vuelven a vencer, provocando de esta forma la destrucción del plan unitario y la caída y renuncia de Rivadavia.

Facundo y sus montoneros vuelven victoriosos a La Rioja, ha llegado a uno de sus grandes momentos nacionales, se ha convertido en el jefe virtual del partido federal, y su influencia es decisiva en todas las provincias.

Juan Manuel de Rosas, por ese entonces es todavía un oscuro estanciero bonaerense.

Año 1828

El 01 de Diciembre de 1828, asume el general unitario Juan Lavalle, y ordena el fusilamiento del coronel federal Don Manuel Dorrego, ocurrido el día 13 de Diciembre de 1828 a las 15:15 horas en Navarro provincia de Buenos Aires.

Facundo Quiroga en nombre de la causa federal le declaró la guerra.

Año 1829

Asume Juan Manuel de Rosas, que ha llegado al poder apoyado por todas las clases sociales y por una imperiosa necesidad de orden y paz.

Los restos del Coronel Manuel Dorrego fueron traídos desde Navarro al cementerio de la Recoleta, en donde Rosas lee una de las mas bellas oraciones fúnebres que pasó a la historia y dijo:

“...Dorrego, victima ilustre de las disensiones civiles, descansa en paz! La Patria, el honor y la religión han sido satisfechos hoy, al tributarse estos ultimos honores en la memoria de quien ha sido sentenciado a morir en el silencio de las leyes, que la mancha más negra de la historia de los argentinos ha sido ya lavada por las lágrimas de un pueblo justo, agradecido y sensible”, y agrega: “Vuestra tumba rodeada en estos momentos de los representantes de la provincia, de la magistratura, de los venerables sacerdotes, de los guerreros de la independencia y de vuestros compatriotas dolientes, forma el monumento glorioso que el gobierno de Buenos Aires os ha consagrado ante el mundo civilizado, monumento que advertirá hasta las últimas generaciones, que el pueblo porteño no ha sido cómplice en vuestro infortunio”.

Rosas lee sus postreras palabras "Allá ante el eterno árbitro del mundo donde la justicia domina, vuestras acciones han sido ya juzgadas, lo serán también las de vuestros jefes, y la inocencia y el crimen no serán confundi-dos...¡Descansa en paz entre los justos!"

Año 1830

El general unitario José Maria Paz, gobernaba Córdoba y disponía de un gran ejército, compuesto por los mejores soldados que habían combatido en la guerra contra el Brasil, envió sus tropas a derrocar a las autoridades de las provincias vecinas, llegando a dominar a nueve estados, y era eviden-te que su intención final era invadir la provincia de Buenos Aires.

Año 1831

Facundo Quiroga esta en Buenos Aires, y su genio previsor le decía que la causa del partido federal estaba en peligro, dado el poder militar que tenía Paz, por lo tanto le solicitó a Rosas le facilite una partida de los colorados del monte para presentar batalla, Rosas le negó este pedido ¿Sería tal vez para no dejar indefensa la ciudad? ¿ o tal vez por desconfianza, en la creencia de que Paz era imbatible?. Facundo insiste nuevamente, y Rosas accedió solamente darle trescientos forajidos sacados de las prisiones, sin disciplina ni espíritu militar, y con ellos se fue de Buenos Aires El Tigre De Los Llanos, montado en su fiel caballo moro a las provincias de cuyo, allá se iba el quijote gaucho que gritaba “nada me vencerá”, atravesando los campos solitarios de La Pampa, exponiéndose al hambre y la sed, con el único fin, con el único afán, y con el único deseo ferviente de presentar batalla y vencer al ejercito de Paz. La misión que llevaba era recuperar todas las provincias en manos unitarias, la consigna ¡vencer todos o morir todos por la patria! ...

Año 1834

Facundo Quiroga finaliza su campaña con total éxito, el ejército de Paz fue derrotado ampliamente, conquistó nuevamente el dominio de Mendoza, San Juan, San Luis, Tucumán, La Rioja, y sus aliados Santiago del Estero y Córdoba, dueño de casi toda la República, había vuelto a Buenos Aires con un prestigio y un poder inmenso al solo efecto de plantearle a Rosas que el país estaba pacificado, y había llegado el momento de convocar a un congreso de todas las provincias para que impulsen la sanción de una Constitución federal para la Argentina, partiendo de la base de la unión de las provincias en un proyecto común, por el cual se establecería la forma republicana y federal de gobierno, que seria años más tarde la base de nuestra Constitución nacional.

Juan Manuel de Rosas tenía otra postura, dos días después de que Facundo Quiroga emprendiera el viaje hacia el norte en una misión encomendada por el gobierno de Buenos Aires para mediar en un conflicto entre Salta y Tucumán, Quiroga en el viaje recibe una carta en-viada por Rosas de fecha 20 de Diciembre de 1834, y que se constituye en uno de los docu-mentos mas importantes para la historia política del País, porque permite comprender con exactitud la posición de Rosas al respecto, y dice textualmente Rosas “que aun no era el momento oportuno para organizar el país bajo una constitución, y que hay que dejar al tiempo facilitar una evolución natural de los hechos.”

Facundo Quiroga llevaba esta carta bajo su chaqueta dentro de su camisa el día del crimen de Barranca Yaco, y apareció tiempo después manchado con la sangre del tigre riojano, y en buen estado de conservación.

Facundo Quiroga, fue un valiente guerrero y un demócrata por naturaleza, jamás en su espíritu existió el ánimo de perpetuarse en el poder, ni apoyar ninguna tiranía, incluso nunca tuvo cargos públicos porque rechazó todos los ofrecimientos que le habían formulado, su lucha siempre estuvo orientada contra los enemigos de la patria, a los cuales los venció a todos “en los campos de batalla y no desde un escritorio.”

El genio de Facundo Quiroga y no el de Rosas, fue el verdadero vencedor de la anarquía, si tenemos en cuenta que había partido de Buenos Aires tan solo con trescientos forajidos, atravesando desiertos y montañas, triunfando siempre y libertando provincias terminando con el gran ejército unitario y estableciendo la paz en la República ¡ Suya fue la gloria!...

Facundo Quiroga fue un idealista puro y estoico, era como el árbol que tiene raíz, y no como aquellos políticos histriones que son como los camalotes que flotan en el río –van donde la corriente los lleva- “esa es la diferencia entre un idealista valiente y un hipócrita.”
Volver arriba Ir abajo
Genético_criollo
Mayor
Mayor
avatar

Cantidad de envíos : 827
Edad : 31
Localización : Santa Fé
Fecha de inscripción : 14/05/2008

MensajeTema: Re: Facundo Quiroga   Lun Mayo 25, 2009 2:33 am

Nuestro Restaurador, Exelentisimo Brigadier Don Juan Manuel de Rosas condenó a los autores materiales del asesinato de Quiroga, pero nunca se logró llegar a los bastardos unitarios que idearon el crimen y dieron la orden.

¡ VIVA QUIROGA !

¡ VIVA ARGENTINA !
Volver arriba Ir abajo
odomok197
Sargento
Sargento
avatar

Cantidad de envíos : 133
Edad : 33
Localización : Mendoza
Fecha de inscripción : 10/09/2008

MensajeTema: Re: Facundo Quiroga   Lun Mayo 25, 2009 4:23 am

Si se condeno a los autores, según tengo entendido se los condeno a Santos Perez, y a los 3 hermanos Reinafé y supuestamente también estaba involucrado Lopez quien no fue condenado.
Volver arriba Ir abajo
http://consignanacional.blogcindario.com
Genético_criollo
Mayor
Mayor
avatar

Cantidad de envíos : 827
Edad : 31
Localización : Santa Fé
Fecha de inscripción : 14/05/2008

MensajeTema: Re: Facundo Quiroga   Mar Mayo 26, 2009 2:42 pm

Hay una misteriosa neblina en la história... nada está del todo claro, pero sabemos que fueron los unitarios y no hay demasiada diferencia de "persona" entre seres de tan horrorosa y traidora ideología.

¡ VIVA ARGENTINA !
Volver arriba Ir abajo
Argento
Conductor
Conductor


Cantidad de envíos : 332
Edad : 117
Fecha de inscripción : 09/05/2008

MensajeTema: Re: Facundo Quiroga   Dom Oct 25, 2009 1:41 am

Fue grande. Estaba hecho de la sustancia de los grandes conductores, con su intuición incomparable, el conocimiento de sus paisanos que le había dado un intenso comercio con los hombres, su valentía y ese magnetismo que le infundía calidades de jefe nato.

Juan Facundo Quiroga pudo ser la gran figura de la organización nacional. Lo traicionó su salud, lo domesticó Rosas, y Buenos Aires gastó su impulso vital.

EL Tigre de los Llanos fue un hombre excepcional. Descubrir esta condición fue el gran mérito de Sarmiento. El sanjuanino plagó su "Facundo" de errores, infundidos y mentiras pero acertó en lo sustancial al revelar la naturaleza impar del personaje y lo demoníaco e infernal de su índole secreta. Lo demoníaco en los imprevistos, que es una de sus singularidades mágicas: aparecer a diez cuadras del campamento de Lamadrid cuando todos lo hacen a cien leguas, o caer de improvista en la fiesta donde los unitarios de La Rioja celebran su derrota de La Tablada.

Facundo nació en 1788 en San Antonio, un caserío situado al pie de la sierra de los Lanos de La Rioja (esa región no es una llanura, sino una comarca, el nombre le viene de la Sierra de los Llanos que domina la zona, cuya toponimia deriva de una vieja familia pobladora).

Su padre era un importante hacendado de la región: durante varios años fue capitán de las milicias de la comarca y su hijo empezó su carrera militar heredando el cargo. Esto ocurrió en 1816 cuando Facundo tenía 28 años. Hasta entonces había sido un mozo andariego y jugador. También estuvo en Buenos Aires, según parece como enganchado del Regimiento de Granaderos a Caballo, siempre guardó una particular consideración por San Martín.

Pero hacia 1817 terminan las andanzas juveniles de Quiroga, ahora es capitán de las milicias de los Llanos, contrae matrimonio y se dedica a las tares rurales.

Su personalidad, sus aventuras juveniles y su cargo lo han convertido en un hombre importante dentro de la política provincial.

Las facciones oligárquicas que pugnan por el poder en La Rioja la halagan y lo llaman para contar con el apoyo del cuerpo de "llanistas" que comanda. Así contribuye a deponer el gobernador Ocampo y a instalar a Dávila, al que derrocará dos años después en 1823. Para esa época había reforzado sus milicias con una parte del batallón de Cazadores de los Andes, que venían desde San Juan sublevado y al que Quiroga derrotó quedándose con parte del contingente. Para esa época, también había ayudado a sofocar la sublevación de los españoles prisioneros en San Luis.

Su fama se extendía por Cuyo y el Noroeste como el hombre fuerte de La Rioja.

Dueño virtual de la situación provincial, Quiroga declina la gobernación y se dedica a enriquecerse. Aumenta el giro de sus negocios, funda una empresa local para la explotación de las minas del Famatina y acuñación de monedas y obtiene de la Legislatura catamarqueña la concesión de los yacimientos mineros de esa provincia.

Las cosas que están pasando en el país lo obligan a asomarse al escenario nacional.

Los desaciertos de los unitarios, empeñados en organizar el país en un sistema de centralismo y la torpe política de Rivadavia le hacen comprender que los hombres como él deben defenderse para no ser barridos. Le informan que Rivadavia ha concedido la explotación del Famatina a una compañía inglesa que él mismo ha promovido; con el pretexto de la guerra con Brasil, Lamadrid, que fue enviado por el Congreso a Tucumán para enganchar soldados, ha derrocado al gobernador federal y se prepara a liquidar todas las situaciones provinciales que pueden resistir el plan unitario. El cordobés Bustos, el santiagueño Ibarra y el riojano Quiroga serán los primeros destinatario del golpe, todos lo saben pero el Congreso aparenta ignorarlo.

Quiroga intuye que los pueblos desprecian ese régimen que ataca la religión tradicional, roba fuentes de trabajo al interior, agrede las autonomías conquistadas el año 20 y estafa los anhelos de Constitución. Se lanza sobre Tucumán. En la primera campaña fuera de su provincia que afirmará el naciente mito de Facundo. En pocas semanas deshace al gobernador de Catamarca (aliado deLamadrid), y derrota al jefe unitario en el Tala. Luego ocupa Tucumán por uno o dos meses para retornar hacia Cuyo.

Basta su aproximación a San Juan para que caiga el gobierno unitario local: basta los mendocinos sepan que Quiroga está en la provincia vecina para que su gobierno se pronuncie contra su Constitución unitaria que acaba de sancionar el Congreso. En cuatro meses, Quiroga a sublevado todo Cuyo y el Noroeste contra Rivadavia, tal como Ramírez seis años antes, todo el litoral contra el Directorio.

Pero Lamadrid ha vuelto a hacerse fuerte en Tucumán: se prepara a atacar Santiago, contando con la ayuda de unos mercenarios colombianos. Quiroga descansa en San Antonio y luego se abalanza sobre Lamadrid. En julio de 1827, con la batalla del Rincón, el régimen presidencialista desaparece: Rivadavia renuncia, el congreso se disuelve, la provincia de Buenos Aires recupera su autonomía. Con una bandera negra que dice "Religión o Muerte", el riojano ha destruido el plan unitario. Se ha convertido en el jefe virtual del partido federal y su influencia es decisiva en una liga de once provincias creada para integrar un nuevo Congreso que constituya el país bajo el sistema federal.

Pero un año después el país se ve de nuevo convulsionado. Los unitarios inducen a Lavalle a tomar el poder por asalto. El fusilamiento del gobernador de Buenos Aires indigna a la nación y enajena todo apoyo popular al golpe: pero los unitarios cuentan con un hombre inteligente y resuelto, el General José María Paz. El manco marcha al interior para reducir a las provincias mientras Lavalle, en Buenos Aires, se va enredando en las intrigas de Rosas.

En el invierno de 1829 avanza Quiroga desde La Rioja para enfrentar a Paz, otra vez la parte más pesada en la lucha contra los unitarios. Hábilmente elude Quiroga el ejército enemigo, lo deja atrás y ocupa Córdoba sin disparar un tiro, mediante un convenio con defensores. Luego espera al manco en las afueras, conforme al compromiso contraído con la guarnición rendida. En La Tablada se traba la lucha tremenda y agotadora, dura tres días, participa en ella: el Chacho, enlazando los cañones enemigos. Es el primer desastre. Quiroga retorna a su provincia. Cuando llega a La Rioja se entera que los unitarios festejan su derrota. Su rabia se desata: hace fusilar a diez caracterizados vecinos. Luego organiza un nuevo ejército. Mientras tanto Lavalle termina por exiliarse vencido por las intrigas en que durante un año lo envolvió Rosas. (mapa nº9).

Ahora es el Restaurador de las Leyes quien domina la primera provincia del país…y su pingüe aduana. Por su parte, Estanislao López entra en tratativas con Paz un agravio que facundo no olvidará. Se instala en San Juan, enfermo, lo acompaña su familia, y desde allí dirige la reconstitución de su ejército. Todos los medios son buenos para reconstituir el mismo: contribuciones forzosas, amenazas. Baja luego a Mendoza para concentrar sus efectivos y seis mese después de La Tablada está en condiciones de volver a dar batalla al jefe unitario. A fines de febrero las tropas de Quiroga están de nuevo a pocas leguas de Córdoba, en Oncativo esperando el resultado de una comisión mediadora. Súbitamente el campamento es atacado por Lamadrid, segundo de Paz, que ardía en deseos de venganza. Cada cual escapa por donde puede. Facundo toma el camino de Buenos Aires: Paz le había infligido una nueva derrota. Ahora, todo el interior queda a merced de los jefes unitarios.
Volver arriba Ir abajo
http://nacionalargentino.mejorforo.net
Argento
Conductor
Conductor


Cantidad de envíos : 332
Edad : 117
Fecha de inscripción : 09/05/2008

MensajeTema: Re: Facundo Quiroga   Dom Oct 25, 2009 1:42 am

Cuando llega a Buenos Aires, Rosas le recibe triunfalmente, y comienza un asedio que termina por rendir al riojano ante su astucia. Durante el año 30, vive Facundo en Buenos Aires, preocupado por su mujer y sus hijos, que debieron pasa a Chile ante la aproximación de los unitarios, y furioso por el saqueo que Lamadrid hace en San Antonio, y por las vejaciones que tiene que sufrir su madre. Durante su estancia su aspecto personal se modifica. Se afeita la barba, usa trajes cortados por los mejores sastres y alterna con la sociedad porteña sin problemas. Su figura es habitual en el juego donde pierde cantidades de onzas de oro. Hace la vida sosegada y divertida de un hacendado rico en la ciudad pero anhela enfrentar de nuevo a Paz.

Sin embargo no tiene ejército, sus recursos se están agotando, su salud no es buena; entre tanto Paz, sigue ocupando provincias y persiguiendo a los amigos de Quiroga.

El riojano decide salir, en la que va a ser su más increíble campaña. En enero de 1831 los gobernadores de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos firman el "Pacto Federal": que expresa el propósito de constituir la nación bajo el sistema que desean los pueblos, para ello la única fuerza adversa que había que desaparecer era Paz. Ésta será la misión de Quiroga…

Rosas y López arman lentamente sus tropas y avanzan sobre Córdoba. Facundo en Buenos Aires recluta un centenar de voluntarios y unos doscientos forajidos extraídos de las cárceles y comisarías de campaña que formarán: La División Auxiliar de los Andes.

Un mes después de firmado el Pacto Federal, sale Quiroga de pergamino, llega a Río Cuarto y toma el pueblo; luego derrota a Pringles en Río Quinto y ocupa San Luis. En Rodeo del Chacón lo enfrenta uno de los mejores lugartenientes de Paz: Quiroga debe dirigir la batalla desde una carreta, torturado por el reuma. Triunfa: Mendoza es suya. Refuerza sus huestes con hombres, con dinero y animales. Luego sube a San Juan y se reúne con su familia, que retornan de Chile, después baja a Mendoza nuevamente, y allí se entera que han asesinado a Villafañe, su viejo camarada, el hombre que le guarda las espaldas en La Rioja. Se enloquece Quiroga. Y pagan por este asesinato los prisioneros del Chacón; los veintisiete oficiales unitarios que son fusilados sin saber por qué.

El remordimiento por este hecho, estará en el ánimo de Facundo hasta su muerte.

Llega a Mendoza la noticia increíble: Paz ha caído prisionero de López. Tendrá que ser con Lamadrid el encuentro. Quiroga avanza hacia Tucumán, donde Lamadrid lo espera con el resto de las fuerzas de Paz. Los dos ejércitos se avistan en la ciudadela; en noviembre de 1831, dos horas dura la lucha; finalmente el ejército unitario abandona las líneas y sus jefes huyen hacia las fronteras de Bolivia. La guerra civil que comenzó tres años antes, con el fusilamiento de Dorrego, ha quedado cerrada.

Si bien Facundo reconquisto su influencia en el panorama nacional, no está contento; la suerte le permitió a López quedarse con Córdoba, cuando en justicia la provincia debería haber ingresado al sistema de las adictas a Quiroga. Pronto gobernarán allí los Reynafé, clan arribista protegido por el santafesino y los amigos de Quiroga serán sordamente hostilizados. Además Facundo se enteró que López se quedó con su caballo (por el que sentía una increíble debilidad) al apropiarse del botín del ejército vencido.

Y para completar el amigo Rosas anda chicaneando la reunión del Congreso previsto por el Pacto Federal y demorando la organización del País.

Después de cerrar este ciclo de la lucha civil, retorna a su provincia desde Tucumán, y luego a San Juan. Allí lo reclama otra empresa: la expedición contra los indios del sur, que aprovechando las continuas luchas civiles de los cristianos están creciendo en osadía. Pero no podrá dirigirla aunque figure como su director: el reuma lo tiene a mal traer. Será Rosas quien emprenda la conquista del Desierto. (mapa nº10).

Casi todo el año 33 vive Quiroga en San Juan o Mendoza, en alternativas penosas de salud manteniendo correspondencia con sus amigos de todo el país y ayudando al éxito de la expedición contra los indios.

A fines de 1833 llega a Buenos Aires conduciendo la División de Auxiliares de los Andes, que devolverá formalmente al gobierno de Buenos Aires. Ahora viene con su familia a instalarse definitivamente. Rosas ha terminado su mandato el año anterior, y existe una dura lucha por el poder entre federales netos y lomonegros.

En esta lucha Rosas necesita más que nunca de la amistad de Quiroga, y este se la brinda aunque se niega a hospedarse en la residencia de Rosas.

El año 34 asiste a la completa transformación de Facundo. Él y su familia se relacionan con la sociedad porteña. Facundo expone ideas de conciliación, defiende a sus adversarios en las conversaciones; intenta saludar y ayudar a Rivadavia que ha regresado de su exilio sin lograr desembarcar en Buenos Aires. De vez en cuando tiene diálogos ásperos con Rosas. No ostenta ninguna representación ni tiene ejército a su mando, pero su palabra pesa.

Todo el país clama por la constitución, el partido unitario ha desaparecido, nadie se opone a la organización federal de la República. La legislatura de Mendoza invita a San Juan y San Luis a unirse para entrar en la Federación bajo la protección de Quiroga. Muchos federales que temen a Rosas, piensan que el riojano puede ser una solución viable. Quiroga está a favor de una rápida organización del país, pero tampoco ignora la tesis de su amigo Rosas y jamás lo contradice públicamente, a partir de 1833. La tesis de Rosas afirma que el país no está en condiciones de constituirse; que hay que dejar que el tiempo facilite una evolución natural hacia la organización definitiva.

En diciembre de 1834 emprende Quiroga un viaje al norte. Había estallado un guerra local entre Salta y Tucumán, el gobernador provisorio de Buenos Aires pide a Quiroga que intervenga como mediador en el conflicto. Rosas se suma al pedido. Facundo acepta pese a su enfermedad.

Se dirige hacia el norte, no quiere escolta. Los gauchos bonaerenses, santafesinos, cordobeses caen a las postas del camino para ver pasar al famoso general.

En Nochebuena llega a Córdoba: no quiere quedarse, en poco más de dos semanas llega a Santiago. Antes de arribar se entera que la guerra entre salteños y tucumanos ha terminado. Pero su viaje no ha de ser inútil. Durante el mes de enero se reúnen en Santiago bajo su presidencia, los representantes de las provincias del Norte y convienen oponerse a todo intento de segregación de Jujuy, factor oculto de esta querella local que debía mediar Quiroga.

El seco verano santiagueño alivia sus males. En vísperas de su regreso alcanza a recoger algunos rumores sobre extraños movimientos de los Reynafé: vagos planes para matarlo, y que la rapidez de su viaje había frustrado.

Quiroga sabe que los gobernantes de Córdoba lo odian. El 13 de febrero parte de Santiago, el pueblo avisa en cada posta el peligro que lo aguarda apenas cruce el límite de Córdoba. El ciego empecinamiento del general, su negativa a desviarse, a aceptar una escolta, la espera de la partida de asesinos en los solitarios breñales de Barranca Yaco. El 16 de febrero de 1835 al medio día lo voltea un pistoletazo en el ojo y después le cargan el cuerpo, ya exámine de tajos y puntazos. Facundo Quiroga muere en Barranca Yaco: su temeridad inconsciente le llevó a la muerte. Después de una tormenta de verano encuentran la diligencia a unas cuadras del camino, vacía y ensangrentada, y los cuerpos diseminados de Facundo y sus compañeros.

La noticia golpea fuerte en todo el país. La intuición popular señala desde el principio el clan gobernante de Córdoba: partidas de llanistas riojanos invaden el noroeste cordobés, clamando venganza. Pero el responsable moral del crimen no aparecerá nunca. Rosas procesó y condenó a los autores materiales del crimen: Santos Pérez, sus compañeros y los Reynafé.

¿Quién los habría mandado? Los sospechosos son muchos. Indudablemente, en este momento de la vida política del país, para Rosas el mejor Quiroga, es un Quiroga muerto. Y muerto de ese modo, bárbara y misteriosamente. Cuando llega la noticia del crimen a Buenos Aires, Rosas acepta ser gobernador, se hace conceder la Suma del Poder Público y promete tremendas venganzas contra los unitarios. Pero fuera del buen provecho que sacó a lo de Barranca Yaco, no hay ningún indicio serio de su culpabilidad.

El santafesino López y su ministro Cullen - habilidoso en intrigas - intentan al principio una débil defensa de los Reynafé: la verdad es que López y su ministro tuvieron sospechosas entrevistas con los cordobeses antes de la tragedia, la cual se festejó en Santa Fe sin el menor pudor y era notoria la malquerencia entre Quiroga y el santafesino. Pero nada más, no hay otra prueba. En cuanto a los unitarios no tenían ningún motivo para eliminar a Quiroga. El enigma subsiste y probablemente no se devele jamás.
Volver arriba Ir abajo
http://nacionalargentino.mejorforo.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Facundo Quiroga   

Volver arriba Ir abajo
 
Facundo Quiroga
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ME DA TRISTEZA ESTA NOTICIA ASESINAN AL CANTANTE FACUNDO CABRAL
» GLADYS QUIROGA de MOTTA, VIDENTE de San Nicolás, ARGENTINA
» Levantate y Anda por Facundo Cabral
» Fallo Quiroga y la posibilidad de replantear el reajuste de la PBU
» Pedidos a la Virgen

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Nacionalismo Argentino :: HISTORIA :: GENERAL-
Cambiar a: